bufete_carles_cuesta_abogados_economistas

Protocolo familiar en la empresa

La importancia del protocolo familiar en la empresa o corinto sobre burdeos.

Cada vez son más los clientes que nos transmiten sus inquietudes sobre las empresas familiares. Consolidar el éxito alcanzado, planificar la sucesión o establecer una cultura y valores que rijan el devenir de todas esas compañías en las que la propiedad y/o gestión de la empresa está en manos de una familia se ha convertido en una cuestión vital. Fijar las reglas de convivencia y minimizar el riesgo de conflictos y malentendidos entre quienes, además de primos o hermanos, son socios acaba adquiriendo tanta importancia como la toma de decisiones estratégicas o la llevanza de la contabilidad. La vertiente económica de la empresa se entrelaza con un fuerte contenido emocional que, en no pocas ocasiones, enturbia su gestión y pone en riesgo su continuidad. Nada que deba preocuparnos si contamos con una estrategia articulada a través de un protocolo familiar.

Según datos del Instituto de Empresa Familiar, el 90% de las empresas privadas españolas son familiares. El componente emocional al que nos referíamos suele derivar en tensiones que, a medida que la familia crece, aumentan como consecuencia de saltos generacionales, nuevos integrantes y la lógica disparidad de caracteres y criterios. Los lazos de sangre pueden debilitarse debido a “choques” evitables. Por eso, en el núcleo de un proyecto empresarial, esa consanguineidad ha de ser reforzada por reglas bien determinadas. En este contexto, resulta esencial discernir tres ámbitos: propiedad, familia y gestión.

¿Por qué es imprescindible un protocolo familiar en la empresa?

En CARLES | CUESTA Abogados y Economistas asesoramos, entre otras muchas, a una bodega familiar. Cuando acudieron al Despacho el fundador nos decía que sus hijos “no entienden el negocio. A su edad no había domingo que no fuera a pasearme entre las viñas. Y ahora, con 87 años, no sigo haciéndolo porque no me dejan”. En la siguiente generación, su hija de 50 años decía que su padre “tiene que entender que si no hubiese sido por ella y su hermano ni siquiera se habrían contratado enólogos porque, para mi padre, él solo basta”. Su hermano, de acuerdo con ella, insiste en que no se deje al margen a su mujer que, “desde que éramos novios, ha dado su vida por la empresa y ahora, encima, no ve claro que sus hijos puedan trabajar en la bodega”. El tercer hermano renunció a trabajar en la empresa, pero quiere su parte y que, si su hijo tiene ideas, se le tenga en cuenta porque “también tiene derecho”. El fundador respondió en un correo de forma escueta: “¿ideas de qué? Sabe más de intolerancias de esas que de lo que es el campo… Le quiero ver en la vendimia como a su primo”. Las bodegas facturan varios millones de euros y, gracias al yerno del fundador, exportan ya el 45% a países nórdicos. Finalmente, tres meses han hecho falta para ponerlo negro sobre blanco o, como dice, D. Leopoldo, “corinto sobre burdeos”

El protocolo familiar en la empresa ofrece una planificación en el marco de un acuerdo al que deben ajustarse otros documentos complementarios de carácter más concreto, firmado entre familiares socios de una empresa. Queda regulada la organización y gestión de la empresa familiar, así como las relaciones entre la familia, la empresa y sus propietarios. El objetivo del protocolo familiar es consolidar la empresa de manera que trascienda generaciones.

Es esencial también que el protocolo familiar contenga un sistema de comunicación y transparencia entre el órgano de administración y dicha estructura institucional familiar. Esa organización, debidamente articulada, contribuirá a evitar y solventar los conflictos que puedan surgir en el proceso de formación de la voluntad, cambios en la gestión, etc., garantizando así la información y toma de decisiones dentro de la propia familia.

miguel_angel_martinez_cortes_carles_cuesta_abogados

Autor: Miguel Ángel Martínez-CortésAbogado especialista en derecho mercantil en CARLES CUESTA Abogados y Economistas.

Acerca de CARLES I CUESTA Abogados y Economistas:

CARLES | CUESTA Abogados y Economistas, S.L.P. es un bufete dedicado, principalmente, al derecho de los negocios. Desde su fundación, han asesorado a pequeñas y grandes empresas a solucionar problemas legales y económicos de toda índole con especial atención en las reestructuraciones empresariales. Desde el bufete, los profesionales de CARLES | CUESTA Abogados y Economistas, S.L.P. han asesorado, además, en múltiples concursos de acreedores, litigios y operaciones mercantiles a pymes, micropymes y grandes empresas (también cotizadas) tanto nacionales como internacionales.

El bufete cuenta con Rafael Catalá (ministro de Justicia 2014-2018) y José Carles y Carlos Cuesta (fundadores de la firma) entre sus socios principales.  

Atención a los medios:

Últimas notas de prensa CARLES CUESTA Abogados y Economistas

Deja una respuesta